jueves, 10 de abril de 2008

No les dejan ni hablar

El titular de la noticia hace que le ardan los ojos a cualquiera que crea medianamente en la libertad:

Un colegio de Mallorca obliga a los niños a hablar catalán en el recreo bajo vigilancia.

¿Qué tipo de autonomía es Baleares? ¿En qué tipo de país se está convirtiendo España? ¿Es esto educación? ¿Es que ni tan siquiera unos niños pueden expresarse en el idioma que desean en su tiempo libre?

Sinceramente, cada vez veo más y más que España está dejando de lado las libertades individuales, para ir por la senda de la imposición de lo que quiere la mayoría. Los derechos de las minorías cada vez valen menos, y esa es una senda muy peligrosa. Y más peligroso aún es ese adoctrinamiento a los niños dentro del nacionalismo-separatismo que se vive en determinadas regiones periféricas españolas, con el silencio cómplice del poder central.